Conoce sobre nuevas alternativas de tratamiento para los pacientes diagnosticados con cáncer.

Conoce sobre nuevas alternativas de tratamiento para los pacientes diagnosticados con cáncer.

Muchas personas me han preguntado sobre la inmunoterapia y como ésta se diferencia de la quimioterapia tradicional. Comencemos explicando brevemente de que se trata esto de la inmunoterapia como forma de tratamiento contra el cáncer. Es una forma de terapia que utiliza el sistema inmune (que se refiere al sistema natural del cuerpo que lucha contra las diversas enfermedades). Curiosamente, la inmunoterapia tiene sus orígenes desde el siglo 18, con la creación de la primera vacuna contra la viruela. Inicialmente se comenzaron a utilizar la terapia de citoquinas (sustancias producidas por muchas células que modula la respuesta inmune) como el interferón Alpha y la interleukina-2 para regular el sistema inmune, aumentando la actividad antitumoral. Esto se utilizó por muchos años para tratar varios tipos de cánceres, entre ellos la leucemia crónica mielógena, linfoma folicular, melanoma y cáncer de riñón.

En el 1997 la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó el primer anticuerpo monoclonal para tratar el cáncer, conocido como Rituximab. Es importante resaltar que un médico puertorriqueño llamado Dr. Antonio Grillo López, fue parte del grupo de investigadores que crearon este primer anticuerpo monoclonal para tratar el cáncer. Dicho anticuerpo se adhiere a una molécula conocida como CD20, que es abundante en los linfocitos B, que son las células que crean los anticuerpos. Aunque inicialmente fue aprobado para el tratamiento de linfoma folicular, actualmente se utiliza para el tratamiento de la gran mayoría de los linfomas de tipo no Hodgkin, así como en otras enfermedades autoinmunes. Existen sobre once anticuerpos monoclonales donde su método de acción es diferente, y la lista sigue creciendo.

Los anticuerpos monoclonales más recientes, van dirigidos a estimular artificialmente el sistema inmunológico, por ejemplo la proteína de muerte celular programada 1 conocida anti-PD-1 y la proteína de muerte celular por ligando-1 o anti-PDL-1, bloquean la señal que previene que las células T ataquen las células de cáncer. Este mecanismo se conoce como los inhibidores de punto de control y es la forma que utiliza las células de cáncer para que el sistema inmune no las destruya. Las células T son las células encargadas de destruir los diferentes patógenos en los cuales se presenten proteínas para las cuales ellas están llamadas a destruir. Estas terapias se han utilizado en diferentes tumores sólidos, con muy buenas respuestas. Al momento hay dos anti PD-1 aprobados por la FDA y al menos cinco en estudios clínicos y tres anti PDL-1 aprobados y dos en estudios clínicos.

Otra terapia inmunológica reciente es la de receptores de antígenos quiméricos de células T o CAR-T cell therapy en la cual se modifican las células T para
reconocer las células de cáncer para destruirlas. Esto se logra extrayendo las células T de los pacientes y alterándolas genéticamente añadiendo el receptor
de antígenos quimérico que específicamente reconozca la célula de cáncer y luego se infunden al paciente para que estas células ataquen el cáncer. Ahora
mismo has dos terapias aprobadas de CART-T cell por la FDA en contra de CD19, una es para linfomas de células grandes y difusas refractaria a tratamiento o en relapso y la otra es para leucemia linfoblástica aguda refractaria a tratamiento o en relapso.También se ha investigado la producción de vacunas contra el cáncer y en el 2010 se aprobó Sipileucel-T  para el tratamiento de cáncer de próstata con poca enfermedad metastásica. Esta terapia en Puerto Rico no está disponible y no ha sido muy efectiva.

Estas terapias inmunológicas se diferencian de la terapia tradicional o citotóxica ya que los medicamentos tradicionales destruyen las células tumorales, alterando los mecanismos celulares. Lo más común es que ataquen a las células cancerosas que son las que más rápido se dividen. Por lo general, los efectos secundarios de cada una varían. En el caso de la inmunoterapia son de tipo inmunológicos como reacciones alérgicas e inflamatorias en comparación con los efectos secundarios de la citotóxica que es más sistémico, por ejemplo: náuseas, vómitos, entre otros. Cabe señalar que los efectos secundarios de cualquiera de las dos formas de tratamiento, varia de paciente en paciente.

En síntesis ya sabemos que la inmunoterapia, utiliza mecanismos naturales del cuerpo para destruir las células tumorales. Y la quimioterapia ataca
las células cancerosas de manera sistémica. Incluso se está utilizando la combinación de medicamentos monoclonales y quimioterapia tradicional para mejorar la forma de tratamiento y obtener una mejor respuesta del paciente. Cada una de las terapias tienen sus características particulares y su plan de tratamiento va a depender del tipo de cáncer que se está tratando.  Así que es muy importante que usted dialogue con su oncólogo y aclare dudas sobre las nuevas alternativas disponibles para tratar el cáncer.

Dr. Nelson Matos Fernández

Hematólogo-Oncólogo

Board Certified in hematology and Medical Oncology

Leave a Reply

Your email address will not be published.